No se buscan porteros de discoteca sino selectores de ambientes….

La creatividad en la definición del puesto de trabajo

 

Estos títulos peculiares y personalizados pueden parecer sin sentido, pero hay quien piensa que tienen cierta utilidad y que responden a una nueva realidad de las organizaciones y a la creación de nuevos empleos y perfiles. Definen a los profesionales que desarrollan una manera de resolver ciertos problemas fuera de lo común.
Se busca a gente que haya demostrado creatividad en la manera de obtener sus resultados y que sea muy adaptable a las nuevas situaciones. Es necesario hacer cosas distintas, inventar productos o servicios, diversificar, aprender de otros sectores, buscar canales diferentes, importar ideas de éxito probado o, lo que es mejor, crearlas, y esto requiere un perfil específico con características personales nada fáciles de medir. Las redes sociales y profesionales y su protagonismo en las organizaciones ya nos tienen acostumbrados a nuevos perfiles con denominaciones originales, como los gestores de reputación online o el brand evangelist; el social media researcher; el creative content writer, el conversation officer o los coolhunters y cultsearchers.
Un estudio reciente publicado en el Academy of Management Journal sugiere que estos nuevos nombres para designar cargos y funciones pueden reducir el agotamiento emocional que provoca el trabajo entre los empleados.
En ciertas compañías hay un ‘director del caos’ y otras cuentan con un ‘director de primeras impresiones’
Y otra investigación de Korn Ferry International asegura que este tipo de nomenclaturas personalizadas y adaptadas a los nuevos puestos, a una realidad laboral cambiante y a perfiles diferentes puede considerarse como una herramienta de retención del talento. Del nuevo talento.
Pero hay más. Muchos de estos cargos resultan chocantes, pero tienen sentido a pesar de las extravagancias, y van muy en serio, porque tienen que ver con un cambio de cultura organizativa, casi siempre protagonizada por personas que lideran nuevas ideas.
Perfiles creativos
Estos nombres inéditos responden a la búsqueda de profesionales creativos que generan nuevos negocios. Suelen usarse descripciones con una fuerte carga positiva, asociadas a puestos motivantes y a un tipo de persona que consigue resultados.
Los nombres y cargos extravagantes tienen que ver con un cambio de la cultura organizativa
En compañías como Berkshire Hathaway hay un director del caos; y en un número creciente de empresas prospera el cargo y el puesto de director de primeras impresiones, que es el encargado de hacer una valoración inicial a los candidatos en proceso de selección.
Peter Vesterbacka no es CEO ni presidente de Rovio, la compañía que creó la saga de juegos Angry Birds. Su cargo es Mighty Eagle, algo así como águila poderosa. Algunos empleados de IBM se autodenominan Data Detectives, y Astro Teller es Captain of Moonshots en Google, encargado de las innovaciones audaces que pueden tener éxito.
En compañías como General Electric, en calidad total, se llamaba Black Belt o Red Belt a los expertos en ciertas áreas en las que la actividad pujante y nueva se etiquetaba con una denominación que sugería un significado semántico intensamente deportivo, militar o bélico. Es también el caso de los Group South Europe Region Champion o Steering Leader. Los Black Belt son líderes de equipos encargados de medir, analizar, controlar e impulsar procesos clave que tienen influencia en la satisfacción de los clientes o en el crecimiento de la productividad.
Las denominaciones inéditas responden a la búsqueda de profesionales creativos que generan negocios
Detrás de los nombres que suenan de forma extravagante hay algo que cambia y que se mueve inevitablemente. Y entre las nuevas denominaciones que surgen se puede citar la de Chief Relations Officer (CRO), un cargo más amplio que el dircom, que habla de las relaciones de la empresa con el mundo externo, y tiene que ver asimismo con cuestiones como el gobierno corporativo o la sostenibilidad. O el Chief Transformation Officer (CTO), una forma de nombrar al perfil novedoso que se encarga de transformar una compañía y una cultura ante un periodo de crisis en organizaciones cada vez más globalizadas.
La relación con la búsqueda
No se trata sólo de nombres chocantes. Esta pequeña revolución de las nomenclaturas en los cargos también guarda relación con los cambios en la búsqueda de empleo, las nuevas exigencias de las empresas y la respuesta de los reclutadores a necesidades nunca vistas.
Para empezar, los anuncios clasificados de toda la vida no tienen ya mucho sentido, pero tampoco lo tienen los contenidos de las ofertas de muchos portales online. En su lugar aparecen nuevos reclamos que responden a una nueva manera de reclutar y que demuestran una capacidad para sintetizar y comprender los valores de la compañía y transmitirlos a quien los pueda entender.
Todo se hace en aras de la eficacia para captar a un nuevo tipo de candidatos y se basa en la intención de transmitir una imagen distinta para destacar y mostrar valores diferenciales propios de otro tipo de compañía. “Habilidad para priorizar”; “pensamiento creativo”; “valor, sobre todo en medio del caos”; “que tenga un gran interés por formar parte del futuro”; “con una alta tolerancia a la ambigüedad”… Son los requisitos, que en muchos casos resultan complicados de demostrar, que algunas organizaciones exigen ya a sus candidatos porque los consideran imprescindibles.
Muy pocos profesionales cumplen las condiciones exigidas por los fundadores de nuevos proyectos, porque aún hoy muchas compañías no son capaces de conocer su verdadero ADN.

Source: www.expansion.com

See on Scoop.itEstrategias de desarrollo de Habilidades Directivas :

La madre de todas las batallas: La energía, árbitro del nuevo orden mundial (Sin colección)
Daniel Lacalle Fernandez , Diego Parrilla Merino , Ramon Vilà Vernis Fecha de publicación: 13 de noviembre de 2014 Cómpralo nuevo: EUR 17,95 EUR 17,05
by